En Poza Rica hacen arte con fierros, varillas, bujías, metales y hasta cubiertos

Lidia López/Poza Rica

Don Manuel Guzmán es oriundo de la Sierra del Totonacapan, pero su adolescencia y su edad adulta la tiene hecha en Poza Rica, con su esposa e hijos.

Es artesano, hace obras muy especiales y peculiares desde que aprendió en la secundaria el oficio de soldadura como un gallo, verter y dejar suspendido el líquido de una botella, una máquina de coser o una bimba a escala, pero los materiales que ocupa son gracias al reciclaje y utiliza todo tipo de metales viejos, arrumbados en las casas de familiares y amigos, así como de los talleres mecánicos.

Manuel Guzmán ha realizado obras y ha expuesto en pocas ocasiones, entre ellas en la subsede del Festival Cervantino en esta ciudad. La pandemia interrumpió ese gran proyecto con el que pretendía que su arte llegara más lejos, pero lamentablemente está suspendido por el COVID-19.

Entre sus obras destaca una máquina de coser con un toque futurista, en la cual hace un homenaje al creador de este aparato que ha sido de utilidad para las mujeres como herramienta de trabajo.

Pero entre sus piezas favoritas tiene la imagen de un gallo, el cual lo ha replicado hasta 8 veces porque ha sido exitosa, pero también es complicada porque exige perfección.

El taller de don Manuel se ubica en la colonia Azteca, en Poza Rica. Donde otros ven basura, para este hombre es una fuente de creatividad, dignas de ser exhibidas y puestas en venta al mejor comprador y hace un llamado a la sociedad para apreciar la forma de hacer arte.

Te puede interesar